La gestión de residuos sólidos en Madrid centro tiene que estar en manos de empresas privadas especializadas que sepan hacerse cargo de esta labor tan necesaria. En esta entrada vamos a hablar del proceso que se ha de seguir para la gestión de residuos sólidos urbanos en sus diferentes fases.

Un proceso que, básicamente, abarca tres etapas. La primera es la del depósito y recogida. La mayoría de ayuntamientos disponen de ordenanzas municipales en las que establecen las normas para el depósito, acotando en muchos casos el horario en el que se permite depositar cierto tipo de residuos como los orgánicos. Respecto a la recogida, se puede dividir en dos tipos: la recogida selectiva, que es aquella en la que los residuos se separan dependiendo de su clase en diferentes contenedores y que requiere de un alto grado de concienciación y colaboración ciudadana, y la recogida no selectiva, en la que los residuos son mezclados en contenedores sin ningún tipo de separación.

La siguiente fase en la gestión de este tipo de residuos es el transporte hacia las diferentes plantas de clasificación, reciclado, valoración energética, vertedero o estaciones de transferencia. Una vez que los residuos son recogidos, diariamente son trasladados a estos centros en los que se procede a su tratamiento.

Y por último, la fase final en la gestión de residuos urbanos es su tratamiento, que es la de mayor importancia. Si los residuos ya vienen separados, se dirigen directamente a la planta de reciclado; de lo contrario hay que separarlos según su naturaleza. Dependiendo de cada tipo de residuo, se procederá a su reciclado, valoración energética o vertido controlado.

Como ves la profesionalidad y la experiencia nos avala en Papeles Cruz, conocemos todos los protocolos para la gestión e residuos sólidos en Madrid centro.